ÁRBITRO DESDE LA INFANCIA

CARLOS QUIROZ MORALES

Rubén Quiroz Silva es joven, aún no llega al tercer piso y ya es todo un veterano como árbitro de la Liga Municipal de Futbol Amateur Morelia, organismo en el que lleva 16 años y al que ingresó cuando apenas tenía 13.

Cuando era más pequeño acompañaba a su papá, Rubén Quiroz Díaz, también árbitro de la Liga Municipal, a sus partidos y a las juntas y eso le motivó para ‘vestirse de negro’ a su corta edad.

“Tenía 13 años cuando el profesor Avelino y Rafael Tinoco de la Comisión de Árbitros me dejaron dirigir mi primer partido. Fue en la cancha 40 en un partido de la categoría Ponys entre el Deportivo Tapatío y el Dublín. Estaba nervioso, pero lo pude sacar adelante. El entrenador del Dublín, equipo que perdió me felicitó por el buen trabajo, entonces le quise seguir”.

Quiroz Silva agregó: “Mi segundo partido fue más complicado, porque fue en la cancha José Calderón y se enfrentaron los equipos Cruz Azul y Atlas, ambos de mi colonia, en el primer tiempo fue difícil, ya que los jugadores me hablaban por mi nombre, como siempre, pero eso no estaba bien, entonces para la segunda mitad gracias al apoyo de los asistentes Jorge Fraga y Aurelio Lagunas quienes tenían más experiencia se logró sacar adelante el juego”.

Pese a que en sus primeras temporadas como árbitro llegó a tener problemas, no se desmotivó y siguió adelante: “Fue con el papá de un niño del equipo Jalisco y posteriormente, hace como 10 años en el Torneo Generalísimo Morelos un jugador me pateó por la espalda, pero de esa fecha para acá ya no me han vuelto a agredir físicamente”.

Como árbitro a representado a los clubes Country Las Huertas, con el que estuvo 12 temporadas, una con el Halcones de Buena Vista, otra con el Deportivo Clavijero y en la actualidad tiene dos con el conjunto de De Lasalle.

“Hace poco estuvo un año en el retiro, sin embargo, regresé y lo hice con más ánimo, espero seguir por muchos años, hasta que el cuerpo me lo permita o Dios me diga ya. El ser árbitro, aunque es riesgoso me ha dado mucho, he visto crecer a muchos jugadores que estuvieron en infantiles y ahora juegan en Primeras Especiales, también he tenido muchas satisfacciones, cuando los dos equipos te felicitan por tu trabajo es lo mejor que me ha pasado”.

Además de ser árbitro, también se ha dado el tiempo para ser jugador, entrenador o delegado: “Mi primer equipo fue Delfines de Morelia cuando tenía 14 años, era el portero y me mandaban  más a jugar con la Juvenil, luego le seguí con el Atlético Español, posteriormente me fui al Centro Ortopédico Marcos y me regresé al Atlético Español, hasta que este año me pasé al De Lasalle, ya que como soy su árbitro y delegado me invitaron a jugar con ellos en el equipo de Reserva”.

También es entrenador y ha dirigido a varios equipos: “Al Atlético Español lo dirigí en las categorías Nenes, Babys e infantil, con el Centro Ortopédico Marcos llegamos a ser campeones del Torneo de Copa en la Infantil. En la actualidad estoy a cargo del Atlético Español de la Premier”.

Para cerrar, además entre semana asiste a las oficinas de la Liga Municipal, ya que desde hace un par de años pertenece a la Comisión de Programación de Árbitros: “Me siento a gusto con lo que hago, se hace de la mejor manera sin buscar ayudar o perjudicar a nadie”.